Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él.
Si continúa navegando, acepta el uso de cookies.   Cerrar
 
Portada > contenidos > formacion > teatro-brut > decalogo-del-teatro-brut >

 

Teatro Brut

Contenidos

Decálogo del Teatro Brut

1.- La técnica no condiciona
La técnica no condiciona, subordina, marca o determina la capacidad creativa.

2.- Genuinidad
La creación de la obra del comediante se filtra entre las acciones, envolviéndola en un resultado genuino y dándole, de este modo, un carácter único e irrepetible. Así, sus creaciones son el reflejo de su mundo interior que rechaza de manera instintiva los planteamientos tradicionales del arte (coherencia, organización, homogeneidad, etc.).

3.- Baja conciencia del hecho creador
Conciencia escasa de lo que se debe o no hacer, viéndose a sí mismos como personas marginales por cualquier motivo o razón. Cercano a lo inconsciente y donde la falta de prejuicios puede ser uno de los ingredientes.

4.- Aparente incoherencia
Incoherencia aparente en la línea de creativa.

5.- La improvisación fuera de toda lógica y con un grado diferente de libertad
Debido a la merma de la conciencia y a las normas sociales que se tiene conseguimos un resultado de escaso comedimiento, espontáneo, grotesco, irreflexivo y aparentemente tosco.






6.- Los tópicos como elemento de juego
Los tópicos se utilizan como elementos de juego y no como creencias.

7.- El aquí y ahora
El aquí y ahora como elemento de partida y destino en el trabajo. Chequeamos y partimos de nuestro estado, emoción y circunstancias. Utilizamos aquello que de manera genuina nos sea lo más evidente. La búsqueda del personaje no surge del mundo conceptual ni de planteamientos o parámetros previamente pensados, surge del estado sensitivo, perceptivo y emocional del individuo. Tampoco surge de la evocación de hechos ya vividos por el actor ya que con el teatro Brut no reproducimos nuestra vida privada, partimos de las emociones misma instaladas en cada uno de nosotros. Cada emoción, sensación, sentimiento, etc. tiene un lugar, una referencia en nuestra personalidad.

8.- El personaje se adapta al actor
En el proceso de creación y resultado del mismo, acercamos el personaje a las circunstancias, características, emociones, etc. del actor.

9.- El Grupo como elemento esencial de trabajo
En el teatro Brut las relaciones de trabajo siempre cumplen los requisitos de conjunto, es decir, el yo sin el otro y sin el grupo, no existe

10.- La diversidad fuente de creación
Las diferencias humanas (físicas, psicológicas, sociales) son indispensables en nuestra forma de afrontar un trabajo artístico.