Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él.
Si continúa navegando, acepta el uso de cookies.   Cerrar
 
Portada > espectaculos > 2030-el-regreso-de-una-generacion > >

2030, el regreso de una generación

El ladrón de patinetes (Madrid)

- Teatro adultos
2030, el regreso de una generación

Autor: Juan Expósito

Director: Juan Expósito

Elenco:

Isabel Abellán
Mónica Reyero
Luigi Hernández
Laura Castro
Jorge Abellán
Mariana Romero
Juan Expósito
Phil Danielopol
Merche Herranz
Carlos Vegas


Diseño de luces: John Doe

Técnico de luces y sonido: Santiago García Bonacho

Atrezzo y vestuario: ELDP

Asistente de dirección: Mariana Romero e Isabel Abellán

Una producción de El ladrón de patinetes

Una producción de El ladrón de patinetes

Próximas funciones en Sala Tarambana:

Reserva ahora tus entradas
 

Sinopsis

Estamos en el año 2030. En Madrid. España ha cambiado. La tecnología será aún más relevante y la individualización y las emociones del ser humano cada vez más irrelevantes. El capitalismo apretará su puño y la amistad, el recuerdo, el teatro o la poesía serán un reducto… escombros en una sociedad cada vez más pragmática.
En 2030. El regreso de una generación proponemos un futuro entre la distopía y la crítica socio política actual. Sin embargo, es una obra divertida, esperanzadora y que habla del amor, de la ilusión y que reflexiona sobre la sociedad, el poder de las nuevas tecnologías y la crisis. Una obra con momentos delirantes, momentos románticos, reflexivos y melancólicos… Una obra que va del gag al verso y con un colorido "revival"… planteando el 2030 como si fueran, de alguna manera, los viejos años 70.

Acerca de la obra
En 2012 El ladrón de patinetes representó la obra El vuelo de una generación que hablaba sobre esta generación que tiene que marchar al extranjero en busca de oportunidades que aquí se les niega. Una generación preparada, una generación que podría y tendría que sacar a una parte de España de su ahogo en el fango de la miseria, la crisis y la ignorancia. En aquella obra, personalmente y creo que también la compañía, nos dejamos un buen pedazo de alma… Escribía la obra mientras veía como a mi alrededor gente tremendamente válida se tenía que marchar a poner su talento en manos de empresas alemanas, belgas o suizas… quedando España (como decía la obra) en manos de gilipollas como yo…
Dos años después era el momento de plantear el regreso de toda esta gente… y como esto es improbable había que crear un futuro… ¡2030! Ese el año en el que según esta obra volverá esa generación.
¿Acertará esta obra en cómo será la sociedad española en 2030? Fácil respuesta: ¡No, ni de coña¡ Pero tengo un colchón de indulgencia y es que prácticamente nada de las películas futuristas acierta. Y si no aciertan ni Ridley Scott ni Kubrick no veo porque lo tenemos que hacer nosotros. De todos modos, acertar si Madrid será así o no en 2030 no es el propósito de la obra. Se trata de una distopía, una hipérbole futurista, para criticar y observar el presente.
Es curioso esto de hacerse mayor… De repente uno se mira en el espejo del baño, o en el turbio charco en el que juega tu hija, y te das cuenta de que te empiezas a recordar a tu padre. Pensaba en cómo sería la vida en 2030, en cuándo regresarán los amigos que se fueron, en dónde estaré yo… y sólo se me venían imágenes y momentos de mi infancia… Como si el futuro estuviese agarrando la pechera del pasado… de la memoria. Imaginaba en la generación que regresó en los años setenta… esa que se fue en los años cincuenta. Pensaba en la música que escucharía aquella gente… gente como nuestros padres que encendían las radios de cretona o colocaban los primeros cassettes en aquellos SEAT 1430. Pensaba en que aquellas canciones que ellos escucharían al volver de Alemania son piezas que ahora me emocionan cuando las escucho… En aquellos 70 donde se vislumbraba el final de una época oscura y donde todos los que conformamos esta obra de teatro nacimos. Es por todo esto por lo que 2030. El Regreso de una generación es una obra futurista pero planteando que la década de los 30 (del siglo XXI) fueran los nuevos 70 (del siglo XX.)

Agradecimientos y dedicatorias: Esta obra esta dedicada a todos aquellos que se han tenido que ir a buscar trabajo a otros países (¡malditas sean las fronteras!)… ahora y antes… A todos los emigrantes del mundo. Y a aquellas generaciones pasadas que lucharon por una España mejor.

 

Actuaciones realizadas en Sala Tarambana: