Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él.
Opciones y Política de cookies Aceptar Cookies
 
Portada > espectaculos > tutti-non-ci-sono > >

Tutti non ci sono

Teatro Patologico (Roma - Italia)
Duración: 50 minutos. minutos.

Teatro - Teatro
Tutti non ci sono

Dirección y dramaturgia: Dario D´Ambrosi
Elenco: Dario D´Ambrosi
Ayte. de dirección: Alessandro Corazzi
Técnico de luces y sonido: Alessandro Corazzi
Video: Gerald Saldo
Coordinación y traducción: Fiorenza Sammartino

¡¡ATENCIÓN!! PERSONAS DE APOYO en SALA TARAMBANA sois bien recibidas.
Personas con discapacidad. Podrá acceder de forma gratuita la persona que le acompañe, siempre y cuando ésta sea imprescindible para que aquella pueda realizar su visita (presentando la tarjeta de discapacidad expedida por los organismos de las administraciones públicas). Cuando la persona con discapacidad compre su entrada hay que seleccionar la de PERSONA DE APOYO con coste 0€ (La localidad gratuita para la persona de apoyo de persona con discapacidad solo se puede adquirir combinada con una entrada de pago)

- La taquilla se abre UNA HORA antes del comienzo del espectáculo.
- Se ruega puntualidad. No se permitirá el acceso a la sala una vez empezada la función.
- Por cuestiones de aforo las reservas se deben recoger hasta media hora antes del inicio de la función pudiendo ser anuladas pasado este plazo.

Próximas funciones en Sala Tarambana:

 

La obra empieza con la proyección de una grabación hecha en Nueva York del italoamericano Gerald Saldo en los años 80: un paciente psiquiátrico que sale del manicomio con una jaula vacía en las manos, caminando vagando por toda la ciudad. El lleva un uniforme de bata, un pijama y zapatillas.

Es el año 1978 y como resultado de la Ley 180 de Franco Basaglia, cierran los manicomios en Italia. Los hospitales dan el alta a los pacientes, que se distribuyen por las ciudades sin normas y criterios a pesar de que las personas locas se consideran como algo peligroso e incómodo, de las que nadie se quiere hacer responsable.

El espectáculo ya ha comenzado y sobre la boca del espectador se dibuja esa sonrisa suave que caracteriza la actitud que se tiene hacia los locos. D’Ambrosi parece ser así un verdadero paciente, un verdadero enfermo mental, y el espectáculo consigue demonstrar lo débil que es la distancia entre la locura y la normalidad y consigue también cuestionar el concepto mismo de locura más allá de los prejuicios comunes.

 

Actuaciones realizadas en Sala Tarambana:

 
  

Sigue a la Sala Tarambana en:
Facebook Twitter YouTube Instagram
Protocolo Sanitario / Prevención de Contagios. #CulturaSegura