Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él.
Si continúa navegando, acepta el uso de cookies.   Cerrar
 
Portada > contenidos > produccion-propia > momo > nuevo-disco-gritare-tu-nombre >

 

Momo

Contenidos

Nuevo disco "Gritaré tu nombre"

es el nuevo trabajo discográfico de Momo Cortés, grabado en los estudios ASK bajo la producción de Alejo Stivel y Josu García. El álbum se compone de 12 temas que transmiten la energía de una nueva y personal tendencia.

Rock progresivo, pop contundente y baladas con definidas melodías, son los estilos en los que se mueve este nuevo trabajo que se perfila como uno de los álbumes más arriesgados y potentes de la escena independiente en España.
Muse, Queen, The Beatles o Radiohead son las influencias más directas en el nuevo álbum de Momo, siempre conservando un estilo propio con letras e historias honestas, polémicas y transgresoras.
"Gritaré tu nombre" describe claramente un ambiente oscuro y apocalíptico con arreglos musicales
marcadamente sinfónicos que aportan una impactante energía visual a cada uno de los temas que componen el álbum.
Brian May, padrino y colaborador del artista define el nuevo trabajo como sorprendente y muy innovador.

CRÍTICAS DE GRITARÉ TU NOMBRE
Carlos Ortiz
Periodista
Momo Cortés: la hora del grito

El chico de Alcorcón se ha hecho mayor. Si antes sorprendía brillando en su tributo a Queen, ahora se atreve con una nueva aventura que le llevará tan lejos como su voz. Porque Momo Cortés demuestra en este nuevo trabajo que reinventarse es vivir, utilizar mejor un talento que le ha servido para asombrar a los que no conocían a ese solista de cuerpo pequeño e imponente en la interpretación. El reto es ahora mayor: un sonido que hace mejores las cualidades y el poder del artista, que invitan a un viaje, a una propuesta más de allá del rock, hacia un lugar que, por momentos, sorprende en canciones donde mandan el piano, las guitarras y, siempre, siempre, la voz inconfundible de ese niño que creció amando las letras de Mercury y los suyos. Ahora, valiente, se decide a apostar por fin por las suyas. Los que quieran comprobarlo en este disco, tienen una cita segura con un trabajo marcado por las cuerdas profundas, contundente en la puesta en escena y ambicioso porque tiene mucho que contar. Porque Momo Cortés por fin ha puesto un punto y aparte en su carrera, porque de una vez se ha dado cuenta que todo puede ser mejor, que su voz puede viajar de garito en garito, allí donde la trampa se descubre antes que el cartón. Ahora solo queda volar, hasta seguir sus ojos, sin decir nunca no al ave fénix que debe guiarle. Todo lo demás es ya puro pasado. Porque Momo Cortés ha decidido que ya es hora de gritar.

Alfredo Arense
Kiss fm
Talento, emoción, armonia y contundencia. Un soplo de honestidad musical cargada de sentimiento. Un disco que solo podía hacer uno de los músicos mas completos y con mejor directo de este país: Momo Cortés

Clara Esteban
Onda Madrid

El disco es una colección de muy buenas canciones, una propuesta diferente a los discos que se están publicando, un estilo ecléctico en el que Momo recupera músicas de otras épocas (por ahí me suena Queen, me suenan grupos heavys de los 80, me suenan musicales de los 70...), les da una vuelta, las actualiza, las mezcla. Escuchar el disco desde el corte 1 al 12 es hacer un viaje por el rock, la lírica, el pop, la oscuridad, la tristeza, la rabia, la melancolía, la belleza y la luz. Noto mucho teatro también ahí, se nota. La mayoría de las canciones guardan sorpresas, rupturas en el tono, sobresaltos. Con ninguna he pensado "esto ya lo he oído". Se ve que es un disco muy personal, el que Momo ha hecho lo que le ha dado la gana, lo que le gusta. Un disco muy pasional, muy libre, pero con una calidad artística y técnica de altísimo nivel. Momo sabe jugar con una gran variedad de instrumentos en sus composiciones. Gran protagonismo del piano, de la guitarra contundente... y de repente una flauta, unas cuerdas o un sintetizador, cada uno perfectamente colocado donde tenía que estar, aunque no se esperara. Y por supuesto vocalmente espectacular. Impecable.*